La pintura térmica es la mejor opción para la legión de ciudadanos que cada mes nos desesperamos al recibir las facturas de la luz, del gas y de la calefacción. Da igual que sea en invierno cuando se tira de radiador, o en verano, cuando el aire acondicionado es el único que evita que caigamos como pájaros por los sofocos. La eficiencia energética es fundamental en tu vivienda particular, en tu oficina o en tu local comercial, y una de las grandes soluciones es la pintura térmica. Desde Mimar Pintores queremos informarte de los parabienes de este tipo de material, que puede llevarte a un ahorro superior al 40% de tu gasto energético.

 

 

¿Qué es la pintura térmica?

La pintura térmica es un material con capacidad aislante que permite el mantenimiento de una óptima temperatura en espacios cerrados. Es capaz de aislar tanto del calor como del frío, por lo que es igualmente eficiente en verano y en invierno, en cualquier lugar, sean cuales sean sus características climatológicas.

La pintura térmica es tan avanzada que hay que buscar sus orígenes, ni más ni menos, que en la NASA, cuando comenzó a utilizarse para mantener la temperatura en naves y satélites, pasando posteriormente a ser utilizada por la construcción y la industria.

 

¿Para qué sirve la pintura térmica?

También conocida como pintura cerámica y pintura termoaislante, tras su inicio en la ingeniería espacial, pasó a ser utilizada en la fabricación de materiales básicos industriales, tales como silos, tanques, contenedores, tuberías e, incluso, en embarcaciones y aeronaves.

Dentro del sector de la construcción se usa profusamente en tejados, techos, paredes y fachadas.

 

Ventajas de la pintura térmica

Estos son los beneficios que encontrarás con el uso de la pintura térmica:

Aislamiento térmico. En cualquier época del año y en cualquier situación meteorológica, llegando a suponer un ahorro energético de más del 40%. Incluso puede reducir la contaminación acústica procedente del exterior.

Antihumedad y antimoho. Por su contribución a evitar el surgimiento de humedades por condensación.

Aplicable en múltiples superficies. Tanto en ladrillo, cemento, hormigón y yeso.

 

Pintura térmica interior y exterior

Los tipos de pintura térmica pueden dividirse en pintura de exterior y de interior. Lógicamente no es lo mismo querer aislar un tejado que el interior de una habitación.

 

 

Así, cuando vayas a elegir una pintura térmica, debes tener en cuenta si lo que quieres aislar es tu cocina, dormitorio o salón o, por el contrario, tu objetivo es aislar la fachada exterior de tu casa o edificio.

 

Call Now Buttonllama ahora