Sin duda alguna una de las mejores épocas para hacer una transformación al hogar es con la llegada del calor. Es por ello que pintar en verano garantiza realizar cambios importantes tanto en el interior como en el exterior de la vivienda. 

Esto se puede afirmar debido a que en verano el secado de la pintura es rápido, lo cual permite que la pausa en la aplicación entre cada capa sea menor. Por otra parte, las horas de luz diaria son más amplias y con ello se genera mayor productividad. De esta forma, el trabajo se realiza en poco tiempo e incluso, se pueden solucionar problemas relacionados con los hongos o de humedad. Algunos consejos a tener en cuenta son:

1. Evitar pintar la casa con el mismo color

El verano es divertido, por tanto, no debes utilizar el mismo color para pintar toda la casa, ya que se trata de salir de la monotonía. Lo mejor que puedes hacer es que cada habitación tenga su toque de personalidad sin abusar de los colores, solo debes encontrar la forma de combinarlos y de crear armonía entre cada área.

Incluso, en Mimar pintores profesionales aconsejamos pensar en los espacios más pequeños de la casa, estos suelen ser los que transmiten más frialdad debido a que la tradición pide que se pinten de blanco para generar un engaño visual. No obstante, no se debe abusar de esta técnica, ya que en verano puedes usar tonos claros que denotan frescura.

2. No usar demasiados colores

Como dijimos, no se debe abusar de la cantidad de colores, aunque se trate del verano. Con la ayuda de pintores para particulares, podrás tener la asesoría adecuada, ya que se corre el riesgo de caer en el exceso y provocar cansancio visual.

Con la ayuda de nuestros profesionales estarás seguro de usar los colores necesarios, para que el resultado final sean unas llamativas y espectaculares combinaciones. Incluso, podremos aplicar la regla de 60, 30 y 10. Es decir, 60% de un color fuerte, 30% de uno que haga contraste, pero con el mismo concepto y 10% de una tonalidad neutra, que complemente la decoración.

3. Cerciorarse de la pintura al secarse 

Revisar la tonalidad de la pintura después del secado es indispensable para los acabados brillantes. Para ello, recomendamos aplicar una muestra sobre la pared, de esta manera veremos cómo se comporta el color al secarse y su reacción a la luz. 

Además, es importante considerar que al pintar durante el verano no tendremos la misma percepción de la luz en el día que por la noche. Debido a que la iluminación solar y la artificial crearán efectos diferentes de los colores en las habitaciones.

Si deseas obtener más consejos para pintar en verano, no dudes en contactar con Pintores Navarra. 

Call Now Buttonllama ahora